martes, diciembre 6TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

la banda británica que redefinió al pop y trabajó con Leo DiCaprio


“No estoy seguro, pero creo que la canción pop perfecta es esa que oís y la recordás de inmediato. La que te hace bailar, se mete en tu memoria con letras poco comunes o que te hagan pensar”, dice con algo de duda Dan Smith (Londres, 1986), líder de Bastille y autoridad actual del pop a nivel mundial.

Sus canciones, en cuanto a la parte musical, lo estrictamente sonoro, son pequeños paraísos complacientes efectivos en un público que ubica a la música como un bien que acompaña su transcurrir, y que no necesariamente la percibe como un elemento cultural capaz de cambiar al mundo.

Pero cuando hablamos de las letras, Smith es claro: “Aunque este es nuestro álbum sónicamente más pop, es el que tiene las letras más raras, las que se hacen más preguntas”.

Con un interesante y refinado gusto musical, Smith traerá a su banda a Buenos Aires para presentar, el 7 de septiembre en el Luna Park (con entradas por sistema Ticketportal), su cuarto disco Give me the Future, una colección de canciones pensadas antes de la pandemia que ya ponían en manifiesto lo delirante que comenzaba a ser la relación de los humanos con la tecnología.

Bastille aportó una canción para el documental "From Devil’s Breath", de Leo DiCaprio.

Bastille aportó una canción para el documental «From Devil’s Breath», de Leo DiCaprio.

Trece temas que intentan hacer pensar al oyente y regalarle una visión optimista, tal cual Smith concibe lo que sería una canción pop ideal.

Referencias, colaboraciones y la Argentina

Y escuchemos lo que dice en cuanto a sus gustos musicales: “Amo a Sigus Ros y Kronos Quartet. Me encantan las bandas sonoras, por ejemplo el soundtrack de Réquiem por un sueño de Clint Mansell. También soy muy fan de gente que toca el piano y canta con voces inusuales como Anonhi, Regina Spektor y Sufjan Stevens”)

Colaboraciones con artistas como Lizzo, Yungblud y Haim y el aporte de una canción para el documental From Devil’s Breath de Leonardo DiCaprio hicieron que el currículum del cantante creciera exponencialmente aunque él mantiene su gesto de humildad y frescura e incluso no termina de sentirse del todo cómodo al ser el centro de atención en los concurridos shows de Bastille.

Desde Londres, responde con entusiasmo y parece estar muy orgulloso de su nuevo disco, al que vuelve cada vez que puede; no importa cuál haya sido la pregunta que se le hizo. Su forma de interactuar también es perfectamente pop y es difícil no encariñarse con él.

-¿Cómo te sentís al tener tu propio show con Bastille en Buenos Aires -un lugar que conocés bien- luego de tocar hace siete años en Lollapalooza?

-Estamos muy emocionados de volver a Argentina. La pasamos genial allá. Tocar en aquel Festival fue buenísimo y tener la chance de quedarnos en la ciudad grabando también. Pero pasó mucho tiempo, hicimos tres discos más desde aquel momento. Pero siempre nos emociona volver a Sudamérica y esperamos tener una gran noche presentándoles Give Me The Future.

Cuando vinieron a la Argentina, los músicos de Bastille se quedaron para grabar y pasear.

Cuando vinieron a la Argentina, los músicos de Bastille se quedaron para grabar y pasear.

-¿Qué podés decir acerca del Bastille de aquel momento y el de hoy?

-Bueno, tenemos bastante más música ahora y estamos unos años más viejos (risas). Ahora exploramos más para hacer música.

Cuando estuvimos allá estábamos en medio de la creación de nuestro segundo disco Wild World, intentando ver para qué lado iría nuestra música y viendo cómo reaccionar a los grandes cambios que comenzaban en el mundo. Y eso que esto fue previo al Brexit, a Trump, era un tiempo distinto, muchas cosas cambiaron políticamente, en términos de tecnología, fueron unos siete años muy largos.

Crecimos como banda, experimentamos distintas ideas creativas… volvemos un poco más viejos, ojalá algo más listos.

-Volviendo a su experiencia en Buenos Aires donde grabaron algunos temas en aquella visita ¿qué tal fue trabajar acá?

-Es espectacular poder estar algo más de un par de días en una ciudad cuando estamos de gira. Amo viajar, amo ser turista, así que fue buenísimo poder estar en el estudio en Buenos Aires, pero una parte de mí quería salir y hacer de turista. Ojalá haya algo más de tiempo esta vez para salir a comer, ver las distintas áreas de la ciudad.

Con ese disco, que giramos por todo el mundo, tengo algunas canciones específicas que cuando las escucho me hacen volver de algún modo a los lugares donde las escribimos. Es hermoso tener esa música que de algún modo funcionará para siempre como un link a Buenos Aires.

Deseo volver a tener tiempo libre para poder irme de mochilero por distintos países como hacía antes; muchas veces girar para mí significa mirar los lugares por una pequeña ventana y de un momento a otro irme de allí.

La importancia de las imágenes

Bastille. La banda actuará en el Luna Park el 7n de septiembre.

Bastille. La banda actuará en el Luna Park el 7n de septiembre.

-En Give me the Future hay varias referencias a películas, ¿qué tan importantes son para vos las imágenes a la hora de componer?

-Muy importantes. Cuando comencé a escribir este disco realmente me influencié por las cosas que escuchaba, veía, leía, artículos que escuche en podcasts, películas, TV, libros. Este último disco está pensado como una obra escapista, como para salir un poco de lo que tenemos en la cabeza o lo que hacemos en la vida real.

Hay distintas maneras de lograr eso: salir a caminar, a correr, jugar vídeo juegos. A medida que el proceso de creación avanzaba veíamos como todo se relacionaba con el futuro y la tecnología y que tan extraño es vivir en un tiempo en el que la tecnología manda. En muchos casos está mucho más avanzada que en los clásicos de ciencia ficción.

Me gusta esa idea y la de que la gente que quiere cambiar el mundo siendo inventores y activistas pueden hacerlo, porque tienen la capacidad de ver cómo será el mundo en los tiempos venideros.

Creo que nuestra relación con la tecnología puede ser increíble, puede ser unificadora, educacional, divertida o puede ser muy jodida, divisoria, adictiva, aislante. Como en todo, no hay blanco o negro, bueno o malo, todo es complicado, particular. Bueno, intenté meter todas estas cosas en un disco de pop (risas).

-¿Sentís que lo lograste?

-Bueno, hay canciones que te darán ganas de bailar, otras que funcionarán como distracción luego de un par de años muy extraños.

Para mí hacer música es siempre una excusa para explorar ideas interesantes, creo que es bastante divertido tener una razón para volver a mirar pelis de ciencia ficción, porque te hablan del mundo en que vivimos, pero también intentan alejarte de él, eso es lo que intentamos hacer con este disco.

No sólo tener una conversación sobre lo complejas que son las cosas, sino llevar al oyente a una era espacial retrofuturista a un millón de millas de la vida real.

-A pesar de las partes reflexivas, el disco tiene un aura positiva. ¿Cómo hiciste para lograr así un disco optimista en estos tiempos turbulentos?

-Era nuestra meta: hacer un disco que fuera optimista sobre el futuro, pero como bien decís, eso es muy difícil. Con las divisiones políticas y sociales, el cambio climático, el costo de vida, es muy jodido ser optimista. Por eso creo que la gente que está tratando de hacer efectivo un cambio en el mundo de un modo positivo existe y tiene una energía inspiradora.

Creo que sí, intentamos hacer un disco positivo, pero al final del día estamos en 2021, 2022 y eso se complica, no se siente que estemos en medio de una situación positiva en muchos sentidos.

Esa oscuridad se coló en varias de las canciones, en varias de las letras, pero si te fijás en el final de la primera parte del disco en la canción Future Holds quise hacer un tema que te lleve a vivir el momento. Sé que es un cliché hablar de “estar presente”, pero es que no es saludable estar pensando todo el tiempo en situaciones futuras o que no se pueden controlar.

Me encantan las personas que son capaces de disfrutar del aquí y ahora: una linda conversación, el amor, algo estúpidamente divertido. Suena cursi, pero es así. En el disco hay momentos como Shut Off The Lights, que básicamente están ahí para mantener al oyente y a mí fuera de la preocupación por el futuro y devolvernos algo de luz.

-Son como momentos anti-nostalgia…

-Es que es peligroso y no saludable pensar todo el tiempo que el pasado fue mejor. En el disco se pone esa conversación sobre la mesa, pero yo soy sólo un maldito idiota que hace música y no pretendo imponer ningún mensaje que convenza a nadie, simplemente quiero escribir canciones reaccionando a cómo percibimos las cosas.

Bastille trae a Buenos Aires su nuevo álbum, "Give me the Future".2

Bastille trae a Buenos Aires su nuevo álbum, «Give me the Future».2

¿Qué es el éxito?

-Hay una letra en el disco que me llamó la atención que dice “Dame pasión/Dame violencia/Dame confianza/Dame algo nuevo que sentir”. No sé si hablás de vos en ese tema, pero me hizo pensar en ¿qué tan bueno creés que sos en tu búsqueda de la felicidad? Porque aunque hayas dicho que sos sólo un idiota que hace música, sos una persona muy exitosa, que hace música que le gusta a mucha gente.

-Creo que hay mucha necesidad de satisfacción en una persona que hace música. Para mí la satisfacción viene de cuando puedo hacer una canción por la que afloran en mí sentimientos de pasión. Lo busco en el estudio cuando trabajo para cualquier proyecto, ya sea para Bastille u otra gente. Obviamente somos muy privilegiados de hacer shows, pero yo estoy “relativamente incómodo” en el escenario.

Amo el momento del comienzo de las cosas, siempre prefiero la creatividad. El paso siguiente es terminar las letras, tener algo bueno qué decir. Respecto a la canción, trata de lo que la gente hace online para encontrar a alguien en este mundo en el que básicamente todo es posible.

A mí me da felicidad ver el mundo, juntarme con mis amigos, tener conversaciones estúpidas, reír, pasar tiempo con mis sobrinos y mi familia.

No sé… Soy un terrible adicto al teléfono, soy el peor, por eso el disco no habla desde un lugar de juzgar, sino de desafiarme.

WD



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.