martes, diciembre 6TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

La Filarmónica de Río Negro estrenó Oruga, para marimba y orquesta, del compositor argentino Luis Naón


La orquesta Filarmónica de Río Negro estrenó, en su octava temporada, Oruga para marimba y orquesta, del compositor argentino Luis Naón. Especialmente escrita para este organismo, la obra contó con la participación de Oscar Albrieu Roca como solista y la directora argentino-francesa Rut Schreiner.

Con un doble concierto, la orquesta se presentó este viernes y sábado (con el mismo programa ambos días) en el Complejo Cultural de Cipolletti, una sala con capacidad para un poco más de 500 personas en el centro de la ciudad, y con mucha gente joven entre el público.

No son frecuentes las obras para marimba y orquesta. El instrumento de origen africano, con sus plaquetas de madera y tubos resonadores, tiene una vida relativamente reciente en las salas de concierto: el primer concierto se escribió en 1940.

La marimba y sus particularidades

No es un instrumento sencillo de emparejar con la orquesta, tiene un timbre similar en todos sus registros, anclado en el sistema temperado, y su sonoridad no tiene largo alcance.

Sin embargo, la obra de Naón convierte los límites en algo virtuoso: profundiza en lo más expresivo del instrumento (su sonoridad cálida, hipnótica, en particular en el registro grave) y explota, en diálogo sutil y colorido con la orquesta, todas sus potencialidades. En la pieza, la marimba es la fuente de donde surge todo.

En Oruga se ponen en juego muchas analogías y metáforas: un cuerpo invertebrado que nos hace pensar en una forma flexible, no lineal, y más matérica que estructural. Y la potencial belleza del gusano de seda hacia su metamorfosis en libélula o mariposa.

Analogías y metáforas

Algo de todo eso está presente en la obra de cuatro movimientos, con la centralidad permanente de la marimba, que Albreu Roca sostuvo de punta a punta con una destreza rítmica y expresiva formidables.

El concierto se realizó en el Complejo Cultural de Cipolletti.

El concierto se realizó en el Complejo Cultural de Cipolletti.

Unos golpes enérgicos desde el registro grave dieron comienzo a un primer movimiento allegro, que avanzó en una interacción continua con resonancias y secuelas entre solista y orquesta, pasando por distintos registros, como regiones de interacciones diferentes.

En la atmósfera onírica del movimiento siguiente, más lírico y matérico, la flexibilidad y la amplitud dinámica del toque de Albreu Roca (aquí sumó una campana tubular) creó un precioso ilusionismo sonoro, junto con la participación de instrumentos de cuerda solistas y tenues resonancias orquestales.

El virtuosismo del solista continuó luciéndose en los tres momentos candenciales, siempre con acompañamiento orquestal, presentes en la vitalidad rítmica del tercer movimiento. En el final, con algunos elementos recapitulativos, las resonancias en distintas velocidades parecían remitir a las cualidades del movimiento de las libélulas, y la conclusión de una metamorfosis sonora.

Para empezar, Sibelius

La noche abrió con Rakastava, una preciosa obra de Sibelius, y cerró con la Tercera Sinfonía de Rimsky-Korsakov. Bajo la experta dirección de Rut Schreiner, la orquesta mostró su gran potencial con un programa de obras muy disímiles entre sí.

Desde el lirismo concentrado y contenido en la obra para cuerdas de Sibelius (compuesta originalmente para voces a cappella en 1894 y luego reelaborada para cuerdas y timbales en 1911) al extrovertido colorido orquestal de Rimsky-Korsakov (con destacada actuación de los vientos solistas)…

Pasando por las sutilezas tímbricas de Naón, Schreiner mantuvo el balance y las texturas claras en cada obra, y ofreció una interpretación intensamente expresiva de Rakastava. Aunque la orquesta necesita seguir desarrollándose, su potencial es una promesa que asoma como la belleza en el capullo de la oruga.

FICHA

Muy bueno

Orquesta Filarmónica de Río Negro Rut Schneider, directora invitada Oscar Akbrieu Roca (marimba). Viernes 26 y sábado 27 de agosto, en el Complejo Cultural Cipolletti Río Negro.

Recuadro​

Un sueño orquestal que en 2014 se hizo realidad

La Orquesta Filarmónica de Río Negro fue creada en 2014, su actual director artístico y musical es Martin Fraile Milstein. Cuenta con 80 miembros que residen en siete localidades distintas de Río Negro.

Gracias a un sistema descentralizado, único en el país, el modelo permite que la orquesta esté presente tanto en grandes y pequeñas ciudades como en parajes y zonas semi rurales.

​De la filarmónica se desprenden once ensambles regionales de cámara que desarrollan actividades de extensión a través de programas educativos (conciertos en escuelas, máster clases y sistema de pasantías para que músicos jóvenes experimenten la vida profesional en una orquesta).

En sus ocho años de existencia, la Orquesta estrenó obras de compositores argentinos y extranjeros.

CJL



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.