viernes, diciembre 2TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

«Ha hecho más trampas de las que admitió públicamente»


El escándalo en el que quedó sumido el ajedrez de elite por las sospechas de trampa que pesan sobre el joven gran maestro estadounidense Hans Niemann, luego desde su victoria en la tercera ronda de la Sinquefield Cup sobre Magnus Carlsen, sumó este lunes un nuevo capítulo. Y fue el mismo noruego, vigente campeón mundial, quien echó más leña al fuego al asegurar en un comunicado que el norteamericano «ha hecho más trampas -y más recientemente- de las que ha admitido públicamente».

En una carta dirigida a su «querido mundo del ajedrez», Carlsen escribió: «En la Sinquefield Cup 2022 tomé la decisión profesional sin precedentes de retirarme del torneo después de mi partida de la tercera ronda contra Hans Niemann. Una semana después, durante el Champions Chess Tour, renuncié contra Niemann después de sólo una jugada».

«Sé que mis acciones han frustrado a muchos en la comunidad ajedrecística. Yo estoy frustrado. Quiero jugar al ajedrez. Quiero seguir jugando al ajedrez al más alto nivel en los mejores eventos», agregó.

Carlsen afirmó que «las trampas en el ajedrez son un gran problema y una amenaza existencial para el juego». «También creo que los organizadores del ajedrez y todos los que se preocupan por la santidad del juego que amamos deberían considerar seriamente el aumento de las medidas de seguridad y los métodos de detección de trampas en el tablero de ajedrez», subrayó.

El campeón mundial reconoció que, cuando Niemann -quien ya había sido señalado en el pasado de hacer trampa en partidas online- fue invitado en el último minuto a la Sinquefield Cup, consideró seriamente la posibilidad de retirarse antes del torneo; pero que finalmente optó por jugar.

En ese torneo, que se disputó St. Louis (Estados Unidos), el norteamericano de 19 años se impuso con fichas negras y le cortó al «Rey de los Tableros» un invicto de dos años y 53 victorias en partidas a ritmo pensado.

«Creo que Niemann ha hecho más trampas -y más recientemente- de las que ha admitido públicamente. Su progreso sobre el tablero ha sido inusual, y a lo largo de nuestra partida en la Copa Sinquefield tuve la impresión de que no estaba tenso o incluso plenamente concentrado en el juego en posiciones críticas mientras me superaba con negras de una manera que creo que sólo un puñado de jugadores puede hacer. Esa partida contribuyó a cambiar mi perspectiva», aseguró Carlsen.

Carlsen y Niemann en la partida que desató la polémica, en St. Louis.

Carlsen y Niemann en la partida que desató la polémica, en St. Louis.

«Debemos hacer algo con respecto a las trampas y, por mi parte, no quiero jugar contra gente que haya hecho trampas repetidamente en el pasado porque no sé lo que son capaces de hacer en el futuro», continuó. 

«Hay más cosas que me gustaría decir. Lamentablemente, en este momento estoy limitado en lo que puedo decir sin el permiso explícito de Niemann para hablar abiertamente. Hasta ahora sólo he podido hablar con mis acciones, y esas acciones han dicho claramente que no estoy dispuesto a jugar al ajedrez con Niemann. Espero que la verdad sobre este asunto salga a la luz, sea cual sea», concluyó el noruego, quien hasta este momento, no había hecho ninguna acusación explícita sobre su colega y rival.

El escándalo que sacudió al ajedrez

El pasado 19 de septiembre Carlsen abandonó, tras realizar apenas una jugada, su partida por la sexta ronda del torneo Julius Baer Generation Cup contra Niemann, el mismo rival ante el que, dos semanas antes, había perdido en la Sinquefield Cup en un juego a ritmo clásico.

Al día siguiente de esa derrota en St Louis, el noruego se retiró del torneo. Aunque no explicó por qué, todo el mundo entendió que obedecía a sus sospechas de trampa por parte de su rival, al comprobar que jugaba a toda velocidad contra una variante rara de la nimzo-índia que él había preparado expresamente para aquella partida.

«Me he retirado del torneo. Siempre he disfrutado jugando en el Club de Ajedrez de St Louis y espero estar de vuelta en el futuro», escribió entonces Carlsen en su cuenta de Twitter.

El mensaje dejaba entrever que había algo más detrás, porque iba acompañado de un viejo video de José Mourinho, en el que el entrenador portugués de fútbol decía: «Prefiero no hablar. Si hablo, me meto en grandes problemas. Y no quiero estar en grandes problemas».

El norteamericano alegó que, casualmente, había repasado esa línea unas horas antes de la partida. Pero el tweet de Carlsen se hizo viral y empezaron las especulaciones, que rápidamente se transformaron en sospechas sobre el comportamiento de Niemann. Una teoría muy popular en las redes sociales, que hasta fue respaldada por Elon Musk, es que Niemann utilizó cuencas anales, un dispositivo inalámbrico que le permitiría recibir los movimientos a realizar mediante vibraciones en código Morse.

«Debe de ser vergonzoso para el campeón del mundo perder contra un idiota como yo», comentó el estadounidense. Y se defendió de las acusaciones: «Si quieren que me desnude por completo, lo haré. No me importa. Porque sé que estoy limpio».

Niemann confesó además que había jugado sucio en partidas online cuando tenía 12 y 16 años. «Hice trampa. Me confrontaron. Confesé. Fue el mayor error de mi vida y estoy completamente avergonzado. Se lo digo al mundo porque no quiero confusiones ni rumores. Nunca he hecho trampa en un juego sobre el tablero».

El nuevo choque entre Carlsen y Niemann, por internet y unas dos semanas después de aquel en St. Louis, se prestaba a todo tipo de opciones: desde una partida normal hasta una negativa del campeón mundial a jugar contra Niemann. Lo que casi nadie esperaba es que el campeón del mundo se presentara a jugar pero abandonara antes de hacer su segundo movimiento, regalando el punto a su rival.

Tras ese sorpresivo abandono, el noruego no habló. «No voy a comentar nada la respecto», dijo días más tarde, tras ganar una partida en ese mismo torneo. 

Este lunes rompió el silencio, acusó directamente a Niemann de hacer trampa por primera vez y avivó el fuego de una polémica que sigue sacudiendo al ajedrez de elite.



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.