viernes, diciembre 2TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

la chilena que lideraba la final de remo y perdió por una insólita situación



Se trata de la experimentada Antonia Abraham que lideraba la final pero comenzó a sentir el bote pesado y fue superada. Qué le pasó.

La última jornada de las pruebas de remo de los Juegos Suramericanos de Asunción estuvo marcada por una polémica, que tuvo como principal protagonista a la chilena Antonia Abraham. La experimentada remera del país trasandino, doble campeona panamericana en Lima 2019, era la gran favorita para llevarse el oro en el single femenino, pero terminó tercera, detrás de la local Alejandra Alonso y la brasileña Beatriz Tavares Cardoso. Y tras la final, que se disputó el Club Mbiguá, presentó una queja formal, que casi obliga a repetir la carrera.

¿Qué había pasado? Según contó este jueves en una publicación en su cuenta de Instagram, poco después de pasar la marca de los 1.000 metros, un junco se enganchó en su bote y le hizo imposible mantener el buen ritmo con el que había arrancado.

«Venía ganando hasta los mil metros con una buena diferencia, pasando en un tiempo de 3m45 y sintiéndome muy fuerte. En los 1.000 recién empezaba lo bueno para mí, tenía mucho motor aún. Llegué a los 1.100 y se me empezó a poner pesado el bote y cada vez más y más. Veo la velocidad en el cuentapaladas y no dejaba de subir y me di cuenta que me había enganchado con un junco», relató y compartió una foto de la planta que había arrastrado.

«Paré dos veces para tratar de sacarlo y poder recuperar lo que había perdido, pero no me resultó. Hice los últimos mil metros de regata con el junco y el bote muy frenado y logré entrar tercera», continuó. 

La chilena -que ya había ganado dos doradas en la capital paraguaya, en las categorías dos remos largos sin timonel y cuatro pares de remos cortos- completó la carrera con un tiempo de 7m58s87, detrás de Alonso (7m42s33) y Tavares (7m44s66). 

El equipo chileno presentó entonces un reclamo oficial ante la organización, explicando que su remera había sufrido «con el estado de la pista que le fue designada en el single femenino, enganchándose en su bote un junco que no le permitió remar con normalidad desde los 1.000 metros, cuando iba primera».

Tras un proceso de deliberación, durante el cual el triunfo de Alonso quedó en suspenso, los jueces aceptaron el reclamo y determinaron que las tres que habían llegado al podio debían repetir la carrera. Esa decisión -que generó muchas críticas en las redes sociales- fue apelada por Paraguay ante el Comité Organizador, y eso llevó a Abraham y sus entrenadores a levantar la queja, porque consideraron que «que no iba a ser una instancia técnica la que tomaría la determinación definitiva».

«Finalmente con mi equipo decidimos dejar todo hasta ahí, subir al podio y recibir la medalla de bronce, porque lamentablemente se involucraron temas políticos», aseguró la chilena.

«El lunes todo era dorado y hoy todo tiene otro color y sabor. Es para no creer. Es la medalla que menos me imaginé tener. No es mi lugar ni para el que tanto trabaje», agregó. «Sin duda esto me hará crecer como persona y deportista y sepan que hay Anto para mucho más».

Alonso, que consiguió el cuarto oro del país anfitrión, lamentó lo ocurrido. «Es algo bastante duro», afirmó. Y aseguró que el propio entrenador chileno le aclaró que la protesta no era contra ella ni contra Paraguay sino «por la situación».

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.