sábado, diciembre 3TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

Osky Di Biase, el muralista del rock, cuenta su historia y cómo llegó a homenajear a Cerati y a Martín Carrizo


No se considera artista, pero hace arte con sus obras tributo a músicos que marcaron su vida. La última, sobre el hermano de Caramelito.

Oscar Di Biase (49 años) es productor de radio y trabaja de administrativo. Pero desde hace unos años empezó a trascender como el artista que retrata con mosaicos a figuras del rock nacional en murales que adornan algunas paredes de Buenos Aires.

Su última obra es un mural dedicado a Martín Carrizo, el gran baterista de Gustavo Cerati, A.N.I.M.A.L y el Indio Solari que murió el 11 de enero de este año tras una larga lucha contra una esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

La pieza, de tres metros de largo por dos de alto -de mosaicos negros y blancos con detalles de vidrio y espejo-, quedó amurada en una de las paredes de El Galpón de Ortúzar, centro cultural ubicado en la plaza 25 de agosto de ese barrio porteño.

El mural de Oscar Di Biase sobre Martín Carrizo, en El Galpón Ortuzar. Foto Rolando Andrade.


El mural de Oscar Di Biase sobre Martín Carrizo, en El Galpón Ortuzar. Foto Rolando Andrade.

De alguna manera, Carrizo ahora está cerca de su ídolo, Gustavo Cerati, ya que hace cinco años Di Biase realizó en esa misma plaza el mural “Vuelta por el universo”, en memoria del Soda Stereo.

“Todo arrancó en el 2021, en pandemia. Yo sabía que Martín era fanático de Cerati. Y en casa tenía un cuadro réplica del primer mural que hice de Gustavo. Así que le escribí a ‘Caramelito’ -la otrora conductora infantil Cecilia Carrizo, hermana del baterista- y le dije que quería regalarle el cuadro a Martín por el mal momento que estaba viviendo”, cuenta Oscar, que se crió en Glew pero hoy vive en San Telmo.

“A principios de este año, en la presentación del documental sobre Martín (Acariciando el golpe), le escribí a Cecilia y le pregunté si le gustaba la idea de hacer un mural y si me autorizaban. Y en abril le empezamos a dar forma”, agrega sobre cómo se gestó la obra.

Inauguracion del mural en memoria de Martin Carrizo. Foto Rolando Andrade


Inauguracion del mural en memoria de Martin Carrizo. Foto Rolando Andrade

Di Biase explica que el nombre del mural, “Los ojos de Martín”, casi que se dio por sentado: cuando estaba viendo qué imagen usar como guía de su obra, Cecilia eligió una en particular por la mirada pícara que tenía su hermano.

“Y cuando empecé a trabajar con la primera parte del mural, sin darme cuenta empecé por los ojos”, dice Osky, todavía incrédulo. “La obra se puso el nombre por sí sola”, asegura.

El fan del rock que sueña con hacer a Charly

Di Biase descubrió de adulto su vocación de artista. O, según él, de muralista, porque dice que “artista” le queda grande. Fue hace diez años, cuando dejó de hacer el programa de radio que hacía por hobby con sus amigos y se anotó en un curso de vitreaux en el Centro Cultural San Martín.

Osky Di Biase frente al mural de Carrizo en pleno proceso de creación.


Osky Di Biase frente al mural de Carrizo en pleno proceso de creación.

Ahí conoció al profesor Andres Jacob, que se convirtió en su mentor. Empezó aprendiendo ese oficio en su taller de Barracas hasta que un día vio que tenía un cuadro realizado con mosaicos. Y decidió perfeccionarse en esa técnica.

El primer acercamiento de ese arte con el rock, su otra gran pasión, fue a través de Lilian Clark y Laura Cerati, a quienes les regaló un cuadro de Gustavo cuando el músico ya estaba en coma en la clínica ALCLA.

“Escucho rock desde el año ’82, cuando tenía 9 años. La música es importante para mí y creo que para todas las personas. Todo lo que hago está relacionado con el rock. Mi forma de agradecerle al rock es a través de los murales”, explica Di Biase, que a los 18 tuvo una banda de rock con sus amigos de Glew, pero se dio cuenta rápido: “No puedo tocar ni el timbre”.

Con Lilian Clark, frente a uno de los murales de su hijo, Gustavo Cerati.


Con Lilian Clark, frente a uno de los murales de su hijo, Gustavo Cerati.

“Después surgió la idea del mural de Cerati en el colegio San Roque, donde estudió Gustavo. Lo estrenamos el 11 de agosto de 2012”, cuenta.

El primer mural de Di Biase no sería el último de Cerati. En 2018, en la misma plaza donde puede verse «Los ojos de Martín», inauguró «Vuelta al universo», en honor a él y a sus fans.

Hoy, aunque sus mosaicos se siguen multiplicando, «el muralista del rock” reniega del mote de artista porque “no estudié Bellas Artes, entonces pienso que estoy robando», confiesa.

«Por ahí es un mambo mío. Pero sí soy muralista”, aclara. Su firma se puede leer en “Alma diamante”, obra dedicada al “Flaco” Spinetta en la estación de Villa Urquiza del tren Mitre, y en “La hija del rock”, retrato de Adriana “La Gata” Varela en alguna esquina de Avellaneda.

Osky Di Biase y su "Alma diamante"


Osky Di Biase y su «Alma diamante»

Su próximo gran objetivo es dejar grabado a Charly García en alguna pared. “Lo tengo en la mira. Soy fanático número uno de Charly. Tengo pendiente uno de Sui Géneris en el Colegio Dámaso Centeno, donde se conocieron con Nito (Mestre). No pierdo las esperanzas. Si no es ahí, será en otro lugar”, augura.

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.