viernes, diciembre 2TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

las razones de un show espectacular que no hay que perderse


Finalmente llegó el día tan esperado por las 600 mil personas que compraron entradas para ver a Coldplay en River. Anoche fue la primera de diez fechas en el Monumental y lo que se vio en la primera hora fue una verdadera fiesta con el estadio lleno.

También fue una noche especial para la banda británica liderada por Chris Martin, porque fue un show donde retomaron su gira sudamericana, tras un parate de tres semanas por una fuerte gripe del cantante. 

Primer concierto de la banda Coldplay en el estadio River. Foto: Rafael Mario Quinteros


Primer concierto de la banda Coldplay en el estadio River. Foto: Rafael Mario Quinteros

Mirá también

Cabe aclarar que no fue una novedad llegar a una estadio tan grande en Argentina: ya habían llenado un River en 2010 y el estadio Unico en 2016 y 2017 (dos fechas cada vez). Esta vez la noticia no fue el lugar sino la cantidad de shows, porque diez es más de lo que llenan en Inglaterra o Estados Unidos, y aquí es un record histórico.

Los siguientes recitales serán los días miércoles 26, viernes 28 y sábado 29 de octubre; y luego 1, 2, 4, 5, 7 y 8 de noviembre.

El secreto del continuo crecimiento en popularidad y poder de convocatoria de la banda tal vez sea, como se ratificó anoche en River- el carisma y simpatía de Chris Martin, la solidez de la banda y una puesta en escena donde se acortan las distancias con el público, gracias a varios escenarios y el uso de pulseras luminosas que iluminan todo el estadio, más allá de las luces sobre el escenario.

El resultado es un show que gana en el boca a boca, donde seguramente cada uno que los vio en visitas anteriores los recomendó a su círculo de amigos. De ser así, en la próxima visita van a necesitar más de diez River. 

Los teloneros

Tras esperar en una larga cola durante horas, el público comenzó a entrar a las 17, y a las 19:15 subió al escenario la primera invitada: la cordobesa Zoe Gotusso, que ya había tenido un rol similar antes del show de Maroon 5 y que tiene una exitosa carrera solista post-Salvapantallas.

Zoe Gotusso, telonera de Coldplay en el estadio de River. Foto gentileza DF


Zoe Gotusso, telonera de Coldplay en el estadio de River. Foto gentileza DF

La argentina cantó sus temas con voz dulce, melodías pegadizas y una simpatía desbordante, amenizando la espera para el show principal y recibiendo una buena cantidad de aplausos en hits como Un bossa, María y Ganas.

A las 20 comenzó el turno de H.E.R, el nombre artístico de la californiana Gabriella Sarmiento Wilson, que fue elegida por Coldplay para este tramo por Sudamérica. Es apenas veinteañera pero ya tiene diez años de carrera (sacó su primer single a los 14) y conoce el éxito desde que sacó un EP en 2016 con buenos temas en una onda R&B.

La californiana H.E.R., telonera de Coldplay en River. Foto gentileza DFF


La californiana H.E.R., telonera de Coldplay en River. Foto gentileza DFF

Arengadora, recibió una buena cuota de aplausos al tocar covers rockeros como I love rock and roll, We will rock you y Are you gonna go my way.

El inicio del show

La primera fecha del «Music Of The Spheres World Tour» en Argentina arrancó a las 21:15, cuando se apagaron las luces y el público estalló en una gigantesca ovación. Con el fondo de una música incidental, dos presentadores dieron la bienvenida y el pie a un video sobre el uso de energía verde en el concierto. La gente aplaudió fuerte y enseguida se vio en las pantallas a los músicos salir desde camarines. Mientras, sonaron Light through the veins. y el tema de E.T., hasta que llegó la primera canción: Higher power.

Coldplay en vivo en River, primera de diez fechas. Foto: Rafael Mario Quinteros


Coldplay en vivo en River, primera de diez fechas. Foto: Rafael Mario Quinteros

Al igual que en su visita anterior en La Plata, Coldplay diseñó el show con tres escenarios, dos de ellos situados en el campo de juego (uno en el medio y otro en el extremo opuesto al escenario principal). También repitieron el fascinante uso de pulseras con luces para todo el público, controlando los colores y hasta los sectores de la c¡ancha que se prendían y cuáles no.

Por supuesto, Chris Martin confirmó su histrionismo y cualidad de frontman, dejando bien atrás sus comienzos donde estaba más aferrado a los teclados. Es simpático, carismático, entrador y ante todo creíble. Un plus fue su abundante uso de frases en castellano.

El cuarteto se completa con el guitarrista Jonny Buckland, el bajista escocés Guy Berryman y el baterista Will Champion.

Chris Martn ante el mar de pulseras encendidas del público. Foto: Rafael Mario Quinteros


Chris Martn ante el mar de pulseras encendidas del público. Foto: Rafael Mario Quinteros

Desde el comienzo hubo fuegos artificiales (con un sonido de estruendo inexplicable para una banda tan políticamente correcta) y una suelta de grandes globos que circularon entre la gente durante todo el show.

«Buenas noches, mi familia argentina,» saludó Chris Martin después de Adventure of a lifetime. Pidió que todos se agacharan, contó hasta tres y saltó bien alto. Todos lo imitaron.

Los coros de Paradise retumbaron por todo el estadio, mientras que The scientist se lució con el cantante sentado al piano.

«Muchísimas gracias, amigos y amigas, chicas y chicos, guapos y guapas. Gracias con todo mi corazón por el honor de estar con ustedes en Buenos Aires. Y lo siento por mi español,» dijo en nuestro idioma en un falso final del tema. Y agregó: «Estamos muy agradecidos; gracias por el esfuerzo de estar aquí a pesar de todos los problemas del mundo, tanto económicos como del covid».

Enseguida retomó el final de la canción y pidió especialmente a la gente del fondo que haga coros, y lo hicieron con todo el sector iluminado. Luego pasaron en la pantalla a toda velocidad y al revés el tema que acababan de tocar, una distracción para dar tiempo a que cruzaran la larga pasarela y aparecieran en un mini-escenario en el medio del campo.

Este tramo tuvo más hits, como Viva la vida, Hymn for the weekend (con suelta de confetti) y Let somebody go, con Chris a solas al piano, hasta que se sumó H.E.R. y lo cantaron a dúo, con gran solo de guitarra final de la californiana.

Un tema de Soda

El octavo tema, despues de decir «Amamos cantar para ustedes pero también amamos cuando ustedes cantan para nosotros», fue nada menos que De música ligera, de Soda Stereo, ya en el escenario principal. Al terminar, el cantante dijo «Gracias Héctor (por Zeta), Charly y Gustavo».

Primer concierto de la banda Coldplay en el estadio River. Foto: Rafael Mario Quinteros


Primer concierto de la banda Coldplay en el estadio River. Foto: Rafael Mario Quinteros

Los hits se sucedieron uno tras otro, sin respiro, como Yellow, donde paró el show pensando que alguien necesitaba un médico, pero luego se dio cuenta que fue una falsa alarma. «Deberías pedirle disculpas a todos», retó. Para retomar el clima, pidió que toda la gente de adelante en el campo se diera vuelta y mirara a la tribuna de atrás mientras finalizaban el tema.

Con Human heart, las pulseras formaban corazones rojos, y apareció un muppet (sí, un títere) que cantó a dúo en la punta de la pasarela. El riff poderoso casi heavy de People of the pride demostró la fuerza rockera de la banda, y Clocks se realzó con lásers.

Después, en Infinity sign, el grupo se puso máscaras y cascos de aliens. Lo engancharon con Somebody like this en el escenario B, donde también hicieron una versión remix de Midnight y el hit My universe con los BTS en las pantallas y más fuegos artificiales (y ruido a petardos) en el cielo.

En Sky full of stars, Chris Martin simuló detenerse como si se hubieran equivocado o no le hubiera gustado algo. Charló con sus compañeros y dijo: «Tengo otro favor para pedirles. Ya se ganaron la medalla de oro, pero hagan este tema con más fuerza». Y lo logró: repitieron la canción con todos gritando la letra y bailando. Más fuegos artificiales y estruendo. Después se fueron.

Por supuesto que volvieron tras los cantitos de «Olé olé olé, Cold-play, Cold-play»

Un final grandioso

Para los bises, mientras sonaba Sunrise con la voz en off de Louis Armstrong, los cuatro Coldplay caminaron por la pasarela, bajaron una escalera, se metieron entre la gente y aparecieron en el tercer escenario, donde tocaron Sparks en formato acústico e intimista.

Tras los agradecimientos («Fue el mejor martes de mi vida. Nos gusta comenzar o terminar nuestras giras en Argentina porque es como tocar el cielo»), pidió que todos levantaran las manos para enviar ondas de amor al mundo, tanto a Rusia como a Ucrania, tanto a China como Tibet.

El baterista cantó In my place y el gran final fue con Fix you, Humankind y Biutyful.

Un dato adicional es que, a lo largo de las siguiente fechas de Coldplay en River se espera que haya sorpresas especiales. Ya se sabe qu el viernes 28 estará como invitado el cantante Jin, el mayor de los integrantes del grupo surcoreano de K-pop BTS, que se sumará en el tema My Universe, una colaboración que figura en el álbum que impulsó esta gira.

Por otra parte, los fans de Soda Stereo especulan que Charly Alberti quizás devuelva el favor que hizo Chris Martin al aparecer en las pantallas de la gira Gracias Totales, cantando De música ligera.

Todas buenas razones para agotar diez River.

MFB

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.