lunes, diciembre 5TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

reclama permisos para poder limpiar 20 mil kilos de plástico en Península Valdés


«No buscamos fondos económicos, sino colaboración», explicó Lange, medalla plateada en los Panamericanos de Lima 2019 y olímpico en Río 2016, a Clarín.

A Yago Lange se le «abrieron los ojos» hace unos cuatro años. Su rutina diaria entrenando en las aguas de un Río de La Plata lleno de basura lo hicieron tomar conciencia de la verdadera gravedad del problema de la contaminación. Entonces, el velista -medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y séptimo en la cita olímpica de Río 2016, junto a su hermano Klaus, en la clase 49er- decidió empezar a enfocar su energía en trabajar, crear conciencia y comunicar sobre la importancia del cuidado del medio ambiente. Desde entonces, no se quedó quieto y, entre otras acciones, organizó y participó de muchísimas campañas de limpieza de cursos de agua y paisajes naturales de nuestro país, como está haciendo en estos días en Península Valdés.

En ese rincón de la Patagonia, uno de los que más turistas nacionales y extranjeros convoca cada año por su belleza natural y sus ricos ecosistemas, Yago encontró una playa donde habita una colonia de elefantes marinos que llegan a esa zona para reproducirse en esta época del año, pero en condiciones lejos de las ideales. Porque los animales conviven allí con unos 20 mil kilos de residuos plásticos. A fines de la semana pasada, Lange comenzó una campaña en las redes sociales para invitar a la gente a colaborar en la difusión y la solución de la situación.

«No estamos buscando fondos económicos para hacer la limpieza, estamos buscando colaboración. Estamos muy cerca de tener una conversación con los gobiernos nacional y provincial para ver cómo podemos avanzar con esta acción. Y ahora mismo, lo importante es que estemos todos hablando de esto», le explicó a Clarín

«En vez de buscar culpables, queremos una colaboración. Estamos diciendo ‘Che, vamos a ayudar a los animales, que en este caso son los elefantes marinos, vamos a ayudar los mares argentinos, a los océanos, vamos a ser todos parte de esto’«, agregó.

Las imágenes que compartió Lange den su cuenta de Instagram impactan. Las arenas de la playa -que es un área protegida de la provincia de Chubut y fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO– están por sectores casi tapadas por la basura. Desde cajas y baldes de plástico (residuos típicos de la industria pesquera, una de las principales actividades económicas de la Patagonia) hasta botellas de plástico, cubiertos, vasos y otros materiales descartables, que lastiman y hasta provocan la muerte de los animales.

«Desde hace cuatro años que estoy involucrado en programas de limpiezas y en ese tiempo ya me acerqué varias veces a esta región de Puerto Madryn, por lo que conocemos la realidad de la contaminación acá y también entendemos que, por las mareas y los vientos, esos residuos se mueven y son difíciles de encontrar. Nosotros teníamos la información sobre esta playa, a la que no es fácil llegar. Por eso estamos pidiendo el apoyo aéreo y marino, porque estos residuos no se pueden sacar a mano», relató Yago.

Los elefantes marinos conviven con 20 mil kilos de residuos, que los lastiman y hasta provocan la muerte de algunos. Foto Instagram/Marko Magister


Los elefantes marinos conviven con 20 mil kilos de residuos, que los lastiman y hasta provocan la muerte de algunos. Foto Instagram/Marko Magister

Y aclaró: «Pero no queremos encarar esto de manera agresiva, si no de manera neutral. Es necesario enfrentarlo como una crisis ambiental porque esa es la realidad. La industria de la pesca no va a desaparecer, pero sí podemos mejorar la situación y como ciudadanos podemos ayudar. Hoy mucha gente está hablando de esto y esa es lo necesario, que se reflexione, que se hable, que haya una libre opinión».

El posteo que Lange publicó en Instagram el viernes se hizo viral: fue compartido por casi 12 mil personas y visualizado por cerca de 80 mil.

«Tengo el teléfono colapsado de mensajes. La pregunta más grande es ‘¿Cómo puedo ayudar?’. Y ahora mismo, la mejor ayuda es hablar. Porque no podemos poner a 80 mil personas en la playa y tampoco tenemos los permisos para comenzar la limpieza, porque es un área protegida«, relató Yago. 

El regatista confía en que esos permisos llegarán muy pronto. Entonces será el momento de solicitar apoyo a las ONG locales para poder llevar adelante la limpieza.

La playa es de difícil acceso, por lo que la mejor manera de sacar los residuos es por agua o aire. Foto Instagram/Marko Magister


La playa es de difícil acceso, por lo que la mejor manera de sacar los residuos es por agua o aire. Foto Instagram/Marko Magister

«Lo más conveniente es hacerlo por agua, con un barco, o por aire, con un helicóptero. No podemos llenar la playa de voluntarios porque ahí habitan elefantes marinos. Y hay que adaptarse también a las condiciones de las mareas y los vientos. No es algo sencillo, no es decir ‘Voy y lo hago’. Por eso, mientras esperamos los permisos, estamos elaborando el plan de estrategia para la logística. Yo sé, por ejemplo, cómo podemos limpiarla, porque ya lo hice en otros lugares similares. Pero necesito los recursos físicos para hacerlo y con la difusión que le estamos dando, estamos empujando todos para que esto suceda», contó.

Una acción puntual para visualizar un problema global

La idea de difundir esta acción particular, igual, apunta a un objetivo mucho más grande.

«Hoy estamos hablando de la contaminación puntual allí. Pero hay otros temas ambientales a nuestro alrededor que también podemos apoyar. Y eso estoy tratando de promover. Vamos a vincularnos todos y a sumar ambientalmente», explicó Lange.

La playa contaminada es un área protegida y patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Foto Instagram/Marko Magister


La playa contaminada es un área protegida y patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Foto Instagram/Marko Magister

Recordó los casos de dos islas de esta misma zona, en las que anidan pingüinos, la Tovita, donde hay acumulados 6 mil kilos de residuos que también hay que sacar con un barco, y la Tova, en la que calculan que hay más de 15 mil kilos de residuos. De otros lugares de la costa de Chubut, también contaminados con residuos pesqueros y plásticos. Y señaló la importancia de conocer los lugares ambientalmente importantes de Argentina, como Península Mitre, el principal punto de absorción de carbono del país, para fomentar su protección.

«Esto es mucho más que una limpieza. Mucho más que ir y sacar esos 10 mil cajones. Acá estamos colaborando en pos de soluciones, para que una persona en su casa pueda entender la importancia de la separación de residuos y otra tome dimensión de que si deja en el tacho de basura en la playa, probablemente eso se vaya al agua por una tormenta, un viento o un animal», comentó. «Es más profundo. Estamos invitando a reflexionar sobre un problema global. Imaginate que esta limpieza consiga que todos empecemos a sumar mucho más ambientalmente. Ese es un poco el sueño». 

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.