viernes, diciembre 2TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

por qué todos hablan del dúo que vendrá al Primavera Sound con Arctic Monkeys y Lorde


Hay grupos que no son para todo el mundo pero lo son todo para quienes los admiran. Beach House podría ser uno de ellos. Luego de su debut en el Teatro Vorterix en 2013, volverán a Buenos Aires como parte del festival Primavera Sound, el 13 de noviembre junto a Arctic Monkeys, Lorde y más.

Este dúo formado en Baltimore (Estados Unidos) en 2004 por la cantante y tecladista de origen francés Victoria Legrand y el multi-instrumentista estadounidense Alex Scally ayudó a dar forma al emocionante dream pop, ese género que filtra canciones de formato pop a través de texturas hipnóticas y colchones de sonido de espíritu cinematográfico y contemplativo.

Lo hicieron con tal éxito que hoy se lo considera uno de los grandes grupos de culto de la escena indie en general.

Beach House. Foto David Belisle


Beach House. Foto David Belisle

Aquí estarán presentando canciones de toda su carrera y en especial de su particular última obra, la festejada por la prensa especializada Once Twice Melody, la cual fue lanzada a comienzos de este año y entregada en cuatro partes o capítulos como le gusta nombrarlos a la encantadora Victoria (“Vic” para los amigos y fans).

«Estamos emocionados de volver»

En un parate de gira y antes de volver a la carretera, Vic atendió a Clarín con su aura de sencillez y transparencia emocional en todo su esplendor.

-¿Cuáles son tus recuerdos de tu visita anterior a Argentina?

-Solo estuvimos en Buenos Aires, y recuerdo haber pensado que, bueno, habíamos estado en Brasil pero no aún en Chile y me di cuenta que Buenos Aires tiene una estética increíblemente europea, me recordaba a Europa por muchas razones, sobre todo en lo que refiere a la arquitectura. Pero creo que estuvimos tan poquito que no pude disfrutar tanto, o sea lo pase muy bien pero me hubiera gustado estar mucho más.

Estamos muy emocionados de volver porque la primera vez que vas a algún lado siempre es todo muy rápido. Y creo que tenemos suerte de poder volver. Fue todo hermoso y el show fue muy divertido, así que quiero más de todo eso.

-Respecto al show que dieron acá. Su música es muy íntima ideal para un lugar como el Teatro Vorterix donde tocaron por primera vez. Ahora será distinto, entonces ¿cuál es la parte buena de tocar en un gran festival como el Primavera Sound para Beach House?

-Los festivales son en general situaciones muy positivas, la gente puede hacer lo que quiere, puede divagar libremente. Es al aire libre, hay más libertad que en un lugar cerrado, podés parar y ver una banda por 15 minutos y luego otra. Entonces creo que cuando das un buen show en un festival, la gente se queda en tu escenario y realmente se meten en el show. Eligen estar ahí. Quieren bailar y participar.

Nos gusta tocar en festivales, son divertidos de una manera distinta.

-¿Creés que el último disco funciona como una muestra a gran escala de lo que la banda es hoy?

-Ese disco es una muestra a gran escala de lo que atravesamos emocional, sónica y personalmente en ese momento en particular. Pero creo que ninguno de nuestros discos define completamente cómo sonamos. Cambiamos cada un par de años de algún modo.

Nuestros discos son portales para meterse en nuestro arte y representan un específico periodo de tiempo.

«Todo es incierto, con o sin pandemia»

Alex Scally, de Beach House. Foto Jeff Andersen Jr


Alex Scally, de Beach House. Foto Jeff Andersen Jr

-Creo que el disco enfatiza el concepto de ser creativo usando todos los recursos disponibles ¿fue una respuesta natural a toda la incertidumbre vivida en 2020 y 2021?

-Todo está conectado y sí, la incertidumbre hizo que la imaginación se convierta, sobre todo, en una salvación increíble. Ya sea durante la pandemia o antes de ella. La vida tal cual la conocemos es una cosa llena de ansiedad e incertidumbre y hay que sacar lo mejor ahí.

Hacer arte durante la pandemia fue un evento definitivamente afectado por el aislamiento, incertidumbre, ansiedad, muerte, vida, amor.

Pero son cosas que existen desde siempre con o sin pandemia. Todo es incierto y creo que los artistas y los no artistas estuvimos todos explorando el significado de la vida. Qué significa estar vivo, cuál es el propósito de la vida y todos obtuvimos distintas respuestas, ¿sabes?

Para nosotros se trató de estar siempre haciendo música, explorando todas estas cuestiones desde el prisma musical. A través de letras, acordes, melodías, escrituras.

Para responder a tu pregunta: sí, somos humanos ante todo, muy sensibles respecto a lo que pasa a nuestro alrededor.

-¿Qué podés decir de la experiencia de grabar en tu propio estudio y cómo eso afectó al sonido del disco?

-La música hubiera sonado muy similar si la hacíamos en otro estudio. De hecho estuvimos en tres estudios, fuimos a Pachyderm a grabar baterías, por ejemplo. Pero bueno, entre comillas la producción propia fue real, hicimos todo nosotros. No sé creo que nos hizo más fuertes como ingenieros y como músicos pero no creo que hubiéramos cambiado mucho el sonido por grabar en otros lugares.

La pandemia nos impuso muchas limitaciones, a todos. Nos forzó a hacerlo nosotros mismos. Siempre tuvimos un criterio propio, desde el comienzo, pero así y todo siempre fue muy valorado tener una tercera persona en el estudio, ya sea para calmar una pelea o para cambiar la dirección de una discusión o invitarnos a tomar un descanso o lo que sea.

Creo que este disco estaba destinado a ser algo bestial.

-El disco se separó en cuatro partes que fueron lanzadas por separado ¿Qué tan complicado fue llegar a esa idea? ¿Le dieron importancia a cierto concepto artístico detrás de la idea o fue pensado para mantener la atención del público?

-Sucedió porque cuando comenzamos a trabajar en esto, ya teníamos muchas canciones. Y fuimos muy puntillosos con cada una de ellas, las amamos a todas y no queríamos excluir ninguna. Trabajamos sostenidamente durante casi tres años. Se trata de libertad, de estar emocionados respecto al nuevo trabajo, de ser abiertos y no ponerse limitaciones. Y también de tener un gran corazón… porque somos como una familia.

No quisimos tratar a este disco como tratamos a los anteriores, y eso fue lo que eventualmente nos permitió editar y pensar en la idea de los capítulos. Porque al final, la creatividad lleva a más creatividad, es una reacción en cadena sin final.

No queríamos repetir lo que hicimos en el pasado y cuando el artista se compromete, la audiencia también lo hace porque cree en el artista. Creen que los sentimientos son puros, se trata de mantener las cosas con vida y creo que todos los detalles en este disco (las canciones, los capítulos, el packaging) logran eso.

-Los discos largos como este muchas veces necesitan de mucho tiempo para ser comprendidos ¿Hay algún disco de este tipo que guste?

-Siempre creí que “All Things Must Pass” de George Harrison es un gran disco doble, muy hermoso. Hay muchos discos dobles geniales, ese es un ejemplo. Y eso que yo usualmente escucho dos lados de estos discos y ahí me pongo a elegir si me gusta más el lado uno o el tres (risas). Cuando lanzás un disco así no esperás que todo el mundo lo escuche de corrido, sino que imagino que la gente se plantará ante el disco con ganas de escuchar el lado tres o capítulo tres en este caso.

«Tuvimos mucha suerte»

Beach House en vivo. Aquí tocarán en el festival Primavera Sound. Foto Jeff Andersen Jr


Beach House en vivo. Aquí tocarán en el festival Primavera Sound. Foto Jeff Andersen Jr

-La música de Beach House es contemplativa, tranquila, lenta de algún modo. Asumo que no escriben pensando en lo que los fans pueden esperar de ustedes, ¿pero hay algún tipo de objetivo fijado por ustedes? ¿Cómo les gustaría que su música fuera percibida?

-Nos gustaría pensar que la gente llega a nosotros a su propia manera. Tuvimos mucha suerte por la manera en que nos convertimos en artistas exitosos. Tenemos mucha suerte de tener estos fans. Cada persona que nos encuentra lo hace a su manera, de forma única. Ellos escuchan algo y se vuelven curiosos, y luego la música es algo muy personal. La gente se fascina y la música puede ser algo que te hable o no. Y creo que eso es algo hermoso y secreto, porque es muy personal. Y no podés hacer que a la gente le guste algo, al final del día la gente elige lo que le gusta. Creo que eso es hermoso y nosotros somos increíblemente suertudos y estamos muy agradecidos de recibir tanto amor de la gente.

Lo siento así. No tenemos objetivos o estrategias. Siempre se trató de que amamos hacer esto, explorar, amamos la naturaleza, la vida, la gente, la magia. Si vos te sentís de una forma parecida, entonces nos vamos a terminar encontrando. Así es cómo sucede, es algo muy simple y muy complejo al mismo tiempo; como una telaraña: quedás atrapado en ciertos lugares, pero suelen ser lugares en los que queremos quedar atrapados.

Y eso es algo que no se puede forzar. No se paga dinero por eso, es una reacción natural y mágica. No hay plan, solo trabajo y creatividad con nuestros corazones involucrados.

MFB

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.