viernes, diciembre 2TUNUYAN - MENZODA - ARGENTINA

Lucina Von der Heyde, una Leona que volvió con todo tras poner el freno de mano para cuidar su salud mental


La misionera, que hace dos años y medio eligió alejarse del seleccionado, aceptó la invitación para encarar el nuevo proceso rumbo a París 2024.

En julio de 2019, cuando faltaba apenas una semana para el inicio de los Juegos Panamericanos de Lima, Lucina Von der Heyde sacudió al hockey argentino al anunciar su renuncia a Las Leonas. Con apenas 22 años, quien era una de las jugadoras más talentosas del seleccionado argentino, contó que daría un paso al costado para cuidar su salud mental.

Casi dos años y medio más tarde, la misionera volvió a sorprender, pero esta vez con una buena noticia. Porque aceptó la invitación de Fernando Ferrara, entrenador del seleccionado femenino, y se puso otra vez la camiseta celeste y blanca para encarar el nuevo proceso rumbo a París 2024, que arrancó con el debut el fin de semana pasado en la edición 2022/23 de la Pro League.

Von der Heyde fue titular en los encuentros que el equipo albiceleste disputó en el triangular que se juega en Mendoza, con victorias por 4-2 ante Alemania y 1-0 frente a Bélgica y más tarde caídas 3-0 (2-2) por penales ante las germanas y 2-1 (2-2) contra las belgas. En el tercero, fue una de las grandes figuras del equipo y demostró que, tras su larga ausencia, volvió en un altísimo nivel. 

«Tenía nervios, creo que por empezar a jugar otra vez partidos internacionales, ante rivales durísimos, después de estar casi tres años afuera. Necesitaba sacarme la ansiedad por eso más que por volver a vestir esta camiseta», contó en charla con ESPN.

Aunque también reconoció que la posibilidad de jugar en el más alto nivel fue una de las cosas que más echó de menos. «El momento más difícil, cuando uno lo ve de afuera, es cuando suena el himno antes de los partidos. Eso extrañaba. Y también el nivel internacional de la alta competencia, poder entrenarme con las mejores de Argentina y enfrentar a las mejores del mundo», afirmó.

Von der Heyde, en el fondo, en plena defensa ante Alemania. Foto Instagram @fihockey


Von der Heyde, en el fondo, en plena defensa ante Alemania. Foto Instagram @fihockey

Von der Heyde supo desde muy chiquita que quería ser una Leona. Por eso, en 2014 apostó todo a ese sueño y se mudó a Buenos Aires. Tenía 17 años y ni siquiera había terminado la secundaria. Completó sus estudios en el Instituto River Plate, mientras empezaba a hacerse un nombre propio en el equipo del club de Núñez.

Su talento y su calidad como jugadora la hicieron sobresalir muy rápido y no tardó en ponerse la camiseta celeste y blanca por primera vez. En 2015 se sumó al equipo sub 21 y a fines de ese año, Gabriel Minadeo la incluyó en la lista de convocadas del seleccionado mayor para el año siguiente.

Así, con 19 años, tuvo su debut en Las Leonas. En ese 2016, fue parte del equipo que gritó campeón en el Champions Trophy de Londres y que disputó los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Pero a finales de esa temporada, además, se coronó campeona mundial junior con Las Leoncitas en el torneo de Santiago de Chile.

Ya estaba consolidada como una de las grandes figuras del equipo mayor (con el que ganó además la Copa Panamericana de Lancaster 2017 y el bronce en el Champions Trophy de Changzhou 2018) cuando, en febrero de 2019, fue elegida por la FIH como la Mejor Jugadora Juvenil de 2018. Y apenas cinco meses después de recibir ese gran reconocimiento, hizo pública su renuncia.

«Es una decisión personal y muy difícil. Amo lo que hago, pero hoy la cabeza no la tengo al ciento por ciento para estar acá», le contó a Clarín poco después de anunciarle su decisión al equipo.

Hace unos días, aseguró que el descanso le hizo muy bien. «Me tomé tiempo para hacer cosas que antes no había podido, porque me vine a Buenos Aires siendo muy chica. Compartir momentos con mi familia, que antes no podía compartir por lo que te exige el alto rendimiento. Y también para ir a jugar afuera, que me sirvió un montón para mejorar como deportista y me gustó mucho», contó quien desde 2018 juega para el Mannheimer HC de Alemania.

La misionera comentó además que Ferrara la había llamado para sumarse al equipo antes del Mundial de España y Países Bajos (en el que Argentina fue subcampeón), pero que a ella no le pareció el momento oportuno para volver. «Extrañaba, pero hacerlo con tan poco tiempo para un torneo tan importante y para sumarme a un grupo que venían entrenándose junto desde hacía tanto tiempo no me parecía correcto ni justo para las chicas».

Pero cuando el entrenador la volvió a contactar antes de dar la lista para la Pro League, todo le cerró.

«Me tomé un tiempo para pensarlo porque quería empezar de cero. Después de charlar con Fer, que me contó cómo iba a ser el cronograma y qué tenía pensado, vi que iba a poder arrancar de a poquito, ir creciendo y ganándome un lugar en el equipo. Eso me convenció para volver», aseguró.

Mirá también



Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.